Método de trabajo

 

El método de trabajo se apoya fundamentalmente en el marco teórico-práctico de la Psicología Cognitivo Conductual, complementado por las técnicas más novedosas como EMDR y SHEC.

 

La mayoría de las personas, el primer día, acuden muy nerviosas a la consulta, pensando que no serán capaces de transmitir lo que les pasa, porque en ocasiones, ni ellos mismos lo tienen claro. Vienen con dudas, y a veces, incluso con miedo, porque no saben muy bien de qué se trata.

Lo más importante, de entrada, es que estés cómodo con el psicólogo, que sientas que no te juzga ni te  presiona, está ahí para ayudarte. No importa si lloras o te enfadas, es tu momento, es tu espacio para abrirte y sacar a la luz esas cosas que te avergüenzan y que no puedes compartir con nadie por miedo a que no te entiendan.

El trato que se le da al paciente es de sumo respeto y comprensión, cumpliendo siempre el secreto profesional y los principios del Código Deontológico.

 

La primera sesión, se dedica a que expongas tu problema, y puedas desahogarte. A continuación, se realiza un primer diagnóstico y se explican las principales causas y factores que están manteniendo tu problema o patología y cómo se va a abordar cada uno de ellos. Juntos se determina cuáles son los objetivos a corto, medio y largo plazo. Y se ajustan tareas para la siguiente sesión.

 

En las siguientes sesiones se trabaja en estas 3 áreas conjuntamente:

Pensamientos: modificar pensamientos erróneos. El objetivo no es ser positivo, si no, ser objetivo. Se trabajan las distorsiones cognitivas e ideas irracionales y otras técnicas cognitivas correspondientes a cada caso y patología.

Emoción: técnicas de respiración y relajación para disminuir el malestar y la ansiedad.

         Psicoeducación sobre las emociones, cuál es su función y cómo manejarlas.

         Experienciar las emociones enquistadas para poder liberarlas.

Conductas: se estudia el patrón conductual que lleva a la persona a las consecuencias no deseadas y se trabaja a través de técnicas de autocontrol, de autocuidado, de comunicación, habilidades sociales y asertividad, hábitos saludables y vida equilibrada, técnicas de estudio o de orientación laboral, cómo administrar tu tiempo, técnicas de afrontamiento para situaciones difíciles o fóbicas,

 

Las sesiones finales, que son más espaciadas, se refuerza todo lo aprendido y se reafirma que se hayan cumplido todos los objetivos, asegurando, que el cambio y la mejoría sea mantenida en el tiempo.