¿Qué es eso de lo ataques de ansiedad?

El término ansiedad es muy usado comúnmente como sinónimo de nerviosismo, se emplea con bastante ligereza, pero más o menos el término es entendido por todos…
Pero, ¿Qué es eso de los ataques de ansiedad o ataques de pánico? Esto ya nos suena a palabras mayores… mi paciente Lorena lo explica desde su experiencia y lo que ha ido aprendiendo en sus sesiones:

“La ansiedad es una respuesta emocional positiva o negativa dependiendo de cómo tú lo interpretes.
Ante una situación de alerta el sistema nervioso se activa y libera dopamina y adrenalina (lo que llaman catecolaminas), dependiendo de la percepción que tú tengas de esa situación hace que los nervios que tienes los sientas como positivos o negativos.
Las personas que han tenido ataques de ansiedad lo perciben ya con miedo y esto genera más miedo a que te vuelva a pasar, por lo que se intenta no repetir las situaciones que te han llevado a esa sensación de miedo. Yo las veces que los tuve fueron horribles, el corazón te va a mil, tienes que respirar rapidísimo, porque si no, parece que te vas a asfixiar, y lo peor, no sabes qué te pasa, parece que todo se te escapa de las manos y te vas a volver loca… no se lo deseo a nadie… Cogí tanto miedo que dejé de conducir por si me daba un ataque mientras estaba al volante… y me daba pánico estar sola, pensaba que si estaba con alguien siempre me podría ayudar, así que no me podía quedar sola en casa, ni salir a la calle, aunque fuera a dar un paseo… me limitaba una barbaridad.

Al ir a terapia he empezado a aprender que dependiendo de cómo percibas las situaciones que te generan sensación de malestar, nervios o ansiedad, esto desencadenará en un ataque de ansiedad o no. Tienes que pensar que hay nervios normales, positivos, en tu vida cotidiana que te sirven para que estés alerta a cosas importantes y que te indican, más que nada, que estás vivo. Es normal que estés un poco nervioso si vas a una entrevista, si es el primer día que vas a un sitio nuevo, si quedas con un chico que te gusta…esos nervios te permiten estar a la altura y te dan ese cosquilleo bonito para disfrutar la vida!

No todos los nervios van a acabar en ataques de ansiedad, aunque los que los hemos sufrido, así lo pensamos y estamos alerta por si acaso sucediera…
Entiendo que es todo la interpretación que yo le dé, pero es difícil separar situaciones de nervios normales (y necesarios en algunos casos) a situaciones que pueden conllevar ansiedad. Tengo que entender que el pensamiento es lo que me hace que yo pierda la sensación de control porque pienso de una forma distorsionada, es decir, que no se ajusta a la realidad. ¿Cómo cambias después de haber tenido ataques de ansiedad? Después de estas experiencias es difícil, no vuelves a estar seguro del todo, de que no te vuelva a pasar (hablo de mí particularmente). Y este pensamiento, a su vez, te genera sensación de descontrol, y por ende, ansiedad de no poder controlarlo. ¿Ese bucle termina algún día? Claro, ya el estar alerta me perjudica porque ya estoy todo el tiempo sobreactivada, y en realidad, si apareciera algo que requiera que responda de forma muy activa, mi propio cuerpo se prepararía al instante, y no hace falta que me encuentre todo el rato a la espera, porque así lo que consigo es tener malestar constante y no olvidarme nunca de ello.

Ya hago una vida absolutamente normal, no dependo de los demás, he vuelto a ser como antes de todo este infierno y no me ha vuelto a dar ningún ataque de ansiedad. Todo ello gracias a entender cómo funciona mi cuerpo, aprender a pensar de otra manera y dejar en el pasado aquellas experiencias que tuve y técnicas para controlar la ansiedad, claro! Ahora me queda que pase un poco más de tiempo para seguir demostrándome a mí misma que esto ya no me va a volver a pasar, y que si alguna vez estoy ante una situación donde necesito activarme, así será, lo hará mi propio organismo, sin que yo tenga que estar pendiente de cuándo algo va a pasar.”

Comentarios

Añadir nuevo comentario